OSTEOTOMÍAS ALREDEDOR DE LA RODILLA

¿En qué consiste una Osteotomía alrededor de la rodilla?


Uno de los recursos de la Cirugía de Rodilla para el manejo de algunas patologías específicas causantes de dolor, inestabilidad y limitación son las osteotomías alrededor de la rodilla, las cuales son procedimientos quirúrgicos que alteran la alineación de la articulación por medio de cortes óseos controlados, ya sea en la tibia o el fémur, con el fin de modificar la biomecánica articular y mejorar su funcionamiento y por tanto los síntomas asociados a la enfermedad y probablemente mejorar la sobrevida de la articulación.


¿Qué alteraciones son indicativas de Osteotomía alrededor de la rodilla?


Se han descrito múltiples procedimientos e indicaciones médicas, sin embargo dentro de las más frecuentes encontramos las siguientes:

 La artrosis patelofemoral causante de dolor anterior de rodilla es una de las indicaciones de osteotomía. Aunque la mayoría de pacientes mejoran con manejo médico, es decir con terapia física, control del peso y analgésicos, un pequeño porcentaje de pacientes en quienes persiste el dolor a pesar del correcto tratamiento descrito, requieren adicionalmente una OSTEOTOMÍA DE LA TUBEROSIDAD ANTERIOR, la cual busca mejorar la biomecánica articular, disminuyendo las presiones sobre ésta y si es el caso mejorando su alineación.

La artrosis del compartimento medial en personas jóvenes y activas es otra indicación de osteotomía en la tibia. El objetivo de la misma es modificar la alineación en el plano frontal de la articulación, con el fin de distribuir mejor la carga mecánica de la rodilla, permitiendo que pase por el centro de la articulación o ligeramente por el compartimento externo. El candidato ideal es un paciente joven con artrosis aislada del compartimento medial, con buen rango de movilidad y sin inestabilidad ligamentaria. El procedimiento quirúrgico consiste en realizar una OSTEOTOMÍA TIBIAL ALTA por la cara medial de la tibia proximal, realizando una cuña de apertura que es estabilizada o mantenida por medio de una placa y tornillos, procedimiento que permite trasladar el eje mecánico hacia el centro de la rodilla, aliviando los síntomas de dolor secundarios a sobrecarga de un compartimento artrósico medial.

La deformidad en valgo de la rodilla aunque es mejor tolerada y produce de forma más tardía cambios degenerativos, en ocasiones debe corregirse con osteotomías a nivel del fémur distal. El criterio de selección de los pacientes es mucho más estricto ya que es más prolongado el tiempo de curación y, dependiendo del tipo de técnica empleada, puede requerir un mayor tiempo de uso de muletas, la enfermedad debe estar limitada al compartimento externo, la movilidad debe ser completa y no deben existir inestabilidades. Existen diferentes tipos de técnicas: Puede realizarse una OSTEOTOMÍA FEMORAL DISTAL EXTERNA DE APERTURA o bien una OSTEOTOMÍA FEMORAL DISTAL INTERNA DE CIERRE, en ambos casos es necesario el uso de material de osteosíntesis (placas y tornillos) con el fin de estabilizar y mantener los cortes óseos.

Es muy importante realizar una elección cuidadosa de los pacientes que van a ser sometidos a este tipo de procedimientos, así como conocer cómo es el manejo postoperatorio y cuáles son las expectativas reales de cada intervención con el fin de obtener los mejores resultados posibles.


¿Cómo es la recuperación después de la cirugía?


El postoperatorio de cada cirugía descrita tiene protocolos que varían de acuerdo al criterio del cirujano y el tipo de procedimiento realizado; en general son cirugías ambulatorias, con niveles de dolor tolerables, que requieren el uso de muletas, apoyo restringido total o parcial, así como el inicio precoz de rehabilitación física. El uso de brace, muletas, bastones y rodilleras es particular para cada caso y siempre con una indicación médica clara.


¿Qué complicaciones pueden presentarse en la cirugía?


Toda intervención quirúrgica, tanto por la técnica en sí misma, como por las condiciones de salud propias de los pacientes tiene implícita una serie de riesgos y complicaciones potencialmente serias, que pueden requerir tratamientos complementarios, médicos y/o quirúrgicos, y que en un mínimo porcentaje pueden causar la muerte. Dentro de las complicaciones más frecuentes están la infección superficial o profunda (articular), trombosis venosa profunda, tromboembolismo pulmonar, lesión accidental de arterias, venas o nervios de la pierna, persistencia de dolor, fracturas durante o después de la cirugía, rechazo o fallo del material de osteosíntesis que pueden requerir extracción del mismo e implantación de nuevo material, rigidez de la rodilla (artrofibrosis), formación de hematomas en el sitio quirúrgico, ó aparición de dolor crónico, entre otros.


¿Tiene preguntas de este procedimiento o desea más información?

SOLICITAR CITA