ARTROSCOPIA DE RODILLA

¿En qué consiste la Artroscopia de rodilla?


La Artroscopia de rodilla es un procedimiento quirúrgico que consiste en introducir en la rodilla, por medio de incisiones de 1 cm aproximadamente, un lente por el que se visualiza la articulación y las posibles lesiones que tenga, así como el instrumental necesario para repararlas. Permite realizar una valoración completa bajo visión directa de la rodilla, y facilitar el tratamiento de las lesiones sin necesidad de exponer de forma amplia la articulación. Habitualmente se emplea para reparar meniscos rotos, resecar quistes, sinovial inflamada, realizar biopsias, extraer cuerpos libres o masas, entre otros




¿Cómo es la recuperación después de la cirugía?


El procedimiento puede realizarse bajo anestesia general o regional, según el estado del paciente y la decisión del anestesiólogo. Usualmente es ambulatoria, es decir, no requiere hospitalización. En el postoperatorio inmediato presentará dolor e inflamación, los cuales se manejan con analgésicos convencionales, medios físicos y reposo. Deberá iniciar de forma precoz la rehabilitación con el fin de recuperar la movilidad, mejorar el dolor y reincorporarse a sus actividades cotidianas. La decisión del uso de brace, rodilleras, muletas o bastones  en el postoperatorio depende del tipo de procedimiento que se haya realizado y su uso será indicado por el médico tratante.


Posibles complicaciones


Como cualquier cirugía pueden presentarse complicaciones durante el procedimiento y en el postoperatorio temprano o tardío, sin embargo en general es una cirugía de bajo riesgo. Dentro de las complicaciones más frecuentes están: La infección, trombosis venosa profunda, persistencia de dolor, hemartrosis, lesión accidental de venas, arterias o nervios de la pierna, rigidez de la rodilla, fallo del instrumental empleado (suturas), lesión de estructuras intra-articulares, hematomas, dolor crónico.


¿Tiene preguntas de este procedimiento o desea más información?

SOLICITAR CITA